¿Cuál es la composición de la sangre?
Clickmica   

La sangre es un tejido líquido, considerado como una variedad de tejido conectivo, que circula por el aparato circulatorio gracias al impulso que le proporciona el corazón. La sangre es de color rojo debido a la presencia de hemoglobina en los hematíes. Su viscosidad y su densidad están relacionadas con la cantidad de hematíes y su presión osmótica, sobre todo, con su contenido en proteínas. Su pH se encuentra entre 7.35- 7.45.

La sangre está compuesta por dos fracciones bien diferenciables: las células sanguíneas y el plasma sanguíneo.

Células sanguíneas o elementos formes de la sangre suponen el 45% del volumen sanguíneo. En la sangre de los mamíferos hay diversos tipos de células o elementos formes:

- Glóbulos Rojos, Hematíes o Eritrocitos. La sangre humana contiene de 4.000.000 a 5.000.000 por mm3, algo más en el hombre que en la mujer.

- Plaquetas. Entre 200.000 y 400.000 por mm3.

- Glóbulos Blancos o Leucocitos. Entre 6.000 y 9.000 por mm3. Normalmente la sangre de las mujeres contiene más leucocitos que la de los hombres. Se diferencian varios tipos de leucocitos, cada uno con una función específica dentro del conjunto de procesos defensivos del organismo: Neutrófilos (del 50 al 70% de los leucocitos); Eosinófilos (del 2 al 4%); Basófilos (del 0 al 1%); Linfocitos (del 20 al 30%) y Monocitos (del 2 al 8%).

Plasma sanguíneo. Es la sustancia intercelular líquida en la que nadan las células y que puede asimilarse a la matriz extracelular en otros tipos de tejido conectivo. Se trata de un líquido claro y transparente que, esencialmente, es una solución acuosa ligeramente más densa que el agua. Está formado por un 92 % agua y un 7 % de proteínas y un 1% de otros componentes.

- Entre las proteínas del plasma destacan las albúmina (ejercen presión osmótica para distribuir el agua entre el plasma y los líquidos del cuerpo), el fibrinógeno y la tromboplastina (responsables de la coagulación), las globulinas (regulan el contenido del agua en las células y forman anticuerpos contra enfermedades infecciosas) y lipoproteínas (amortiguan los cambios de pH de la sangre y hacen que ésta sea más viscosa que el agua).

- Otras proteínas plasmáticas actúan como transportadores hasta los tejidos de nutrientes esenciales como el cobre (Ceruloplasmina), el hierro (Transferían), otros metales y diversas hormonas.

- Entre los otros componentes del plasma, que en conjunto apenas si llegan al 1% del total, encontramos nutrientes (azúcares, aminoácidos, ácidos grasos y otros lípidos como el colesterol), sustancias nitrogenadas no proteicas (urea, ácido úrico, creatinina, bilirrubina, etc.), factores de coagulación, sustancias reguladoras (hormonas, vitaminas, etc.) Además contiene diversos iones, como sodio, potasio, calcio, magnesio, cloruro, fosfatos, carbonato y bicarbonato, y gases disueltos.

Cuando se coagula la sangre y se consumen los factores de la coagulación, la fracción fluida que queda se denomina suero sanguíneo. El suero tiene una composición similar a la del plasma, aunque sin fibrinógeno ni otros factores de la coagulación.

La composición del plasma se mantiene siempre dentro de unos límites seguros desde un punto de vista biológico gracias a diversos mecanismos homeostáticos. La alteración en la composición de la sangre es un indicador de la existencia de alguna disfunción en el organismo, por lo que el análisis de la composición de la sangre su utiliza en el diagnóstico de enfermedades.

Gráfica explicativa 

Enviada por Marta Gómez