¿Por qué no se deben meter objetos metálicos en los microondas?
Clickmica   

Los hornos microondas funcionan emitiendo ondas de microondas, que son una clase de ondas electromagnéticas. Cuando una onda electromagnética toma contacto con un objeto metálico genera en su superficie una corriente eléctrica que circula por él, ya que los objetos metálicos son buenos conductores de la electricidad. Y una corriente que circula por un conductor genera calor. Si colocamos un papel de aluminio o recipiente de metal de paredes finas dentro de un microondas puede que el calor generado por las corrientes eléctricas sea tan elevado que termine por fundirlo o incluso evaporar pequeñas porciones, provocando pequeñas explosiones.

Hay otro motivo por el que se recomienda evitar el uso de materiales metálicos dentro de los microondas. Si los objetos metálicos tienen aristas o puntas, pueden concentrar la electricidad estática generada y emitir chispas, que no son más que pequeños arcos eléctricos que saltan por el aire. Si estas chispas caen sobre algún objeto inflamable que hayamos colocado dentro del horno, como papel, cartón, plástico, aceite, etc., pueden hacer que salga ardiendo.

No obstante, si los metales que colocamos dentro del microondas se presentan en forma de grandes piezas sólidas sin bordes puntiagudos, realmente no sucede nada. En este caso, los metales se limitan a reflejar las microondas impidiendo que lleguen al alimento. Por eso, si ponemos un alimento dentro de un papel de aluminio o un recipiente metálico y lo intentamos calentar en el microondas, el alimento seguirá tan frío como cuando lo introdujimos.

Enviada por Ignacio (Sevilla)