Logotipo de Clickmica
Al día Volver

Evalúan un método alternativo más verde para el reciclado de plásticos

03/06/2024 - Fuente: Fundación Descubre

Química sostenible: Energía, mediaombiente y ciudades sostenibles

Fotografía ilustrativa del artículo

Un grupo de investigadores de la Universidad de Granada ha estudiado la pirólisis de residuos plásticos para su transformación en recursos aprovechables en otras industrias. Este método, que ayuda a reducir la huella ecológica, consiste en la descomposición térmica a alta temperatura en atmósfera sin oxígeno. 

Los científicos, pertenecientes al Departamento de Ingeniería Química, han demostrado que la descomposición térmica a alta temperatura en atmósfera sin oxígeno de los desechos plásticos es menos contaminante que el tratamiento convencional en vertederos. Para ello, han comparado el impacto ambiental en la eliminación de plásticos con el método tradicional y en otros tres escenarios distintos de reconversión utilizando esta estrategia termoquímica.

Equipo de investigación de la Universidad de Granada responsable del estudio.

Numerosas tecnologías permiten recuperar los residuos plásticos en lugar de enviarlos al vertedero. La más extendida es el reciclado mecánico, que consiste en la separación de los desechos por clase de polímero, el lavado, secado y fusión de los restos con los que se forman gránulos para, finalmente, poder utilizarlos en la generación de nuevos productos. Sin embargo, este proceso es complejo al encontrarse diferentes tipos mezclados o con un alto nivel de impurezas o contaminación. 

Otra tecnología se basa en el reciclado por pirólisis, un proceso termoquímico que descompone los materiales en ausencia de oxígeno a temperaturas entre 400 y 600 grados centígrados. Se obtienen tres fracciones de productos reutilizables: un gas rico en metano, monóxido de carbono e hidrógeno, entre otros compuestos; un líquido, conocido como oil o aceite; y un sólido, llamado char o carbón.

La utilización de estos productos obtenidos en la pirólisis supone un ahorro para las industrias que utilizan este sistema en sus procesos. En el artículo Environmental impact of different scenarios for the pyrolysis of contaminated mixed plastic waste, publicado en la revista Green Chemistry, los expertos evalúan la mejor alternativa para el medio ambiente y la salud humana. Los resultados indican que este método implica un mayor aprovechamiento de los recursos y un menor impacto ambiental.

Reactor de pirólisis utilizado en los ensayos.

El proceso se vuelve muy eficiente al alimentarlo con los propios productos obtenidos. “El líquido de pirólisis puede usarse como combustible o para la obtención de compuestos químicos de interés industrial; el carbón, para producir carbón activado, muy usado como biorremediador de aguas o suelos contaminados; y los gases, para proporcionar la energía necesaria en el propio proceso”, indica a la Fundación Descubre el investigador de la Universidad de Granada Guillermo García, co-autor del artículo.

Química sostenible, química verde

Verde que te quiero verde. Esta es la propuesta de los investigadores, la química verde o química sostenible. Este enfoque busca el diseño de nuevos productos y procesos reduciendo o eliminando la generación de sustancias perjudiciales para la salud humana y el medio ambiente. Se fundamenta en los principios de sostenibilidad y responsabilidad social en la industria química, para contribuir al desarrollo de una economía más limpia y amable con el planeta.

La química verde busca desarrollar métodos y tecnologías que sean eficientes y menos contaminantes.

Así, el reciclaje químico permite el aprovechamiento total, ya que se pueden reutilizar todos los átomos presentes en el material de desecho para crear sustancias químicas útiles. Sin embargo, el reto de la pirólisis es que tiene una alta demanda energética, ya que necesita alcanzar temperaturas muy elevadas. Para conseguirlo, se suele usar gas natural, diésel, carbón o biomasa. 

Los investigadores proponen aprovechar los propios residuos generados en la pirólisis (gas, aceite y carbón), por lo que apenas sería necesario acudir a fuentes energéticas externas, cerrando así el ciclo.

El ciclo de una vida sostenible

Los expertos han valorado el impacto ambiental de la eliminación en vertedero y del reciclado químico mediante la metodología llamada Análisis del Ciclo de Vida, que recoge distintos aspectos de repercusión como cambio climático, impacto en la capa de ozono, efectos tóxicos en la salud humana, radiación y otros efectos sobre el suelo, el aire y el agua. 

Además, han tenido en cuenta tres escenarios distintos con pirólisis. En el primero, el carbón se utiliza como combustible y, por lo tanto, se quema. En los otros ​​dos, el carbón se activa con dióxido de carbono e hidróxido de potasio, respectivamente, para usarlos como adsorbente. Esto mejora la calidad de los productos obtenidos, purificando el sólido generado durante el proceso. 

Los resultados determinan que la eliminación de los residuos plásticos en el vertedero es el escenario que mayor impacto ambiental tiene. Imagen: Pixabay.

Los resultados determinan que la eliminación de los residuos plásticos en el vertedero es el escenario que mayor impacto ambiental tiene. En cuanto al modelo de pirólisis, la combustión directa del carbón tiene la ventaja del ahorro de reactivos. Sin embargo, el tratamiento para producir carbón activado tiene el beneficio medioambiental de poder ser usado como biorremediador de aguas o suelos contaminados.

Los expertos continúan sus investigaciones sobre el impacto que las distintas industrias tienen en el planeta para recomendar la manera más adecuada de gestionar los recursos, reduciendo residuos y reutilizando aquellos subproductos que añaden valor a los procesos.

Los trabajos se han financiado mediante los proyectos ‘Valorización de residuos plásticos procedentes de la fracción rechazo de las plantas de tratamiento de residuos sólidos urbanos mediante pirólisis (Pyromix)’, del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) y la Consejería de Universidad, Investigación e Innovación de la Junta de Andalucía, y ‘Convirtiendo el plástico mezcla no reciclable de residuos sólidos municipales en productos químicos y materiales carbonosos de alto valor’, de la Agencia Estatal de Investigación y el Ministerio de Ciencia, Innovación y Universidades.

 

Imagen de portada: Reciclado de plásticos. Diseñado por Freepik.

Contenido relacionado

Fotografía ilustrativa del artículo Aplican hornos convencionales para mejorar bioplásticos de soja y guisantes Un equipo de investigación de la Universidad de Sevilla ha confirmado que el tratamiento térmico de proteínas extraídas de residuos de la industria alimenticia es una alternativa eficaz, más económica y sostenible en la fabricación de materiales plásticos de origen vegetal. El producto obtenido logra una mayor absorción de agua y una mejor resistencia que otros productos similares.

Fotografía ilustrativa del artículo Plásticos y Química: más de dos siglos en busca de la sostenibilidad Los plásticos han ayudado a construir el mundo moderno. Son materiales de propiedades extraordinarias e infinitas aplicaciones que nos han permitido ahorrar energía, emisiones de CO2, agua e incluso alimentos. Si bien la cara más visible de los plásticos es el embalaje, éstos juegan un papel muy importante en la construcción, en la fabricación de vehículos, en la pesca y agricultura, en el textil, en los productos médicos y en los bienes de consumo. Sin embargo, su bajo precio y durabilidad han favorecido su uso masivo lo que está generando un grave problema medioambiental. La química juega un papel importante en la comprensión, cuantificación y mitigación de dicho impacto ambiental, desarrollando métodos y procesos que permitan tanto la reducción de la cantidad de plástico utilizado, la degradación segura y ambientalmente benigna de los residuos, así como el establecimiento de estándares para detectar y medir la contaminación.

Fotografía ilustrativa del artículo Química verde y desarrollo sostenible La química verde surge como un intento continuo de abordar los problemas que los productos y los procesos químicos pueden causar, y su principal reto consiste en eliminar gradualmente la generación de materiales peligrosos o nocivos, y sustituirlos por otros menos tóxicos y más seguros, contribuyendo al desarrollo sostenible de la industria química.

Fotografía ilustrativa del artículo Pequeñas partículas, grandes consecuencias: el peligro de los microplásticos La purpurina, esas pequeñas partículas que han formado parte de nuestras manualidades, maquillajes y celebraciones durante décadas se enfrentan a una nueva realidad: su prohibición por razones contaminantes. ¿Por qué los microplásticos son perjudiciales para el medio ambiente? ¿Cómo nos afectan?

Fotografía ilustrativa del artículo Encuentran la manera de alargar los ciclos de vida de los productos empleando residuos agrícolas Varias investigaciones de la Universidad de Córdoba estudian el proceso de reciclado del papel y cartón utilizando residuos lignocelulósicos como la poda del naranjo y residuos hortícolas (tomate, pimiento y berenjena) para un mayor aprovechamiento.