Clickmica
Al día Volver

Perovskitas: Nuevos materiales y la energía asequible y no contaminante.

20/02/2022

Química sostenible: Energía, mediaombiente y ciudades sostenibles


De Kelly Nash - http://www.mindat.org/photo-170962.html, CC BY 3.0, https://commons.wikimedia.org/w/index.php?curid=9759462

La consecución de los objetivos de desarrollo sostenible  7, Energía asequible y no contaminante y 13, Acción por el clima, pasa por la expansión de las energías renovables, entre ellas de la fotovoltaica. Las perovskitas se plantean como un material interesante que permite mejorar la eficacia, disminuir el coste y facilitar la instalación de los paneles fotovoltaicos.

Las perovskitas son una familia de materiales que presentan la misma estructura cristalina que el titanato de calcio (CaTiO3), mineral descubierto en 1839 por Gustav Rose y denominado perovskita en honor al mineralogista L.A. Perovski.
Si bien este mineral no es muy abundante, sí lo son algunos que presentan la estructura ABX3, donde A y B son cationes (átomo o grupo atómico con carga positiva) de diferente tamaño y X es un anión (átomo o grupo atómico con carga negativa) unido a ambos.

Propiedades de las perovskitas

Estos materiales presentan propiedades muy interesantes como la magnetoresistencia. Esta característica, que implica el cambio de la resistencia eléctrica al variar el campo magnético, es fundamental en el proceso de lectura de los discos duros.

Algunas perovskitas también presentan ferroelectricidad, lo que las convierte en elementos imprescindibles en dispositivos electrónicos. Pero son sus propiedades optoelectrónicas, asociadas a su estructura cristalográfica, las que permiten su alta efectividad a la hora de convertir la luz solar en electricidad, y por tanto diseñar paneles solares más económicos y versátiles.

Estructura de una perovskita de fórmula química ABX3. Las esferas rojas son átomos X (normalmente oxígenos), las esferas azules son átomos B (un catión metálico más pequeño, como Ti4+), y las esferas verdes son átomos A (un catión metálico más grande, como Ca2+).


Cadmium at English Wikipedia, Public domain,via Wikimedia Commons

Estructura de la perovskita. Las esferas rojas son átomos de oxígeno, las de azul oscuro son los pequeños cationes del metal B, y las verdes son los cationes metálicos A más voluminosos

 

Paneles solares de perovskitas

Las células solares de perovskita son de película delgada y su funcionamiento es similar a las que componen los paneles tradicionales de silicio: un semiconductor absorbe la energía solar e inicia un flujo de electrones, que se captura mediante el cableado y se convierte en electricidad utilizable, ahora bien, la principal diferencia entre las obleas de silicio y las perovskitas se basa en su estructura. Estas últimas tienen una estructura cristalográfica única que las hace altamente efectivas para la conversión de fotones de luz solar en electricidad utilizable y que las ha convertido en una de las tecnologías más prometedoras al alcanzar rendimientos comparables a las de silicio en muy poco tiempo.

Las ventajas que presentan estos materiales son numerosas. Los investigadores pueden sintetizar las perovskitas combinando casi todos los elementos químicos, testar sus propiedades y determinar la composición que produce mejores rendimientos. Recordemos que las propiedades van asociadas a la estructura cristalográfica.

Los costes de producción y de instalación de estas celdas son más económicos, lo que puede favorecer el autoconsumo. Además, al ser de película delgada, son más flexibles, ligeras y semitransparentes lo que hace más versátil la instalación pudiendo incorporarse en otros espacios alternativos al tejado como ventanas, superficies irregulares e incluso vehículos en movimiento, etc.

Sin embargo, son varios los inconvenientes que limitan su desarrollo industrial y comercialización como la inestabilidad y la toxicidad de sus componentes. Las perovskitas de uso fotovoltaico más estudiadas (CH3NH3PbI3) están formadas por metilamonio como catión orgánico monovalente, Pb2+ como catión metálico e I- como anión haluro. El ioduro de plomo que se produce cuando se descomponen es tóxico.

Actualmente se están investigando perovskitas orgánicas e inorgánicas basadas en otros cationes y/o haluros que mejoren su estabilidad sin que el cambio en la composición modifique las propiedades optoelectrónicas responsables del rendimiento. Las ‘células tandem’  de perovskita que combinan paneles de silicio y de este material se plantean como una solución a los problemas de estabilidad y proporcionan rendimientos muy elevados.
En cuanto a la contaminación de ioduro de plomo, invetigadores de la Universidad del Norte de Illinois y del Laboratorio Nacional estadounidense de Energías Renovables (NREL) en Golden, Colorado, han desarrollado una técnica para secuestrar el plomo y minimizar posibles fugas tóxicas mediante la aplicación de películas capaces de absorber el plomo.
Los experimentos indican además que las capas de absorción de plomo no afectan negativamente al rendimiento de la célula solar ni a la estabilidad de su funcionamiento a largo plazo.

Otras aplicaciones

Las perovskitas son semiconductores  con un enorme potencial gracias a su rápida síntesis y bajo coste.  Su principal aplicación es en células fotovoltaicas pero su uso se está extendiendo a otros campos.

Destaca su papel como catalizador en la obtención de hidrógeno mediante la fotocatálisis del agua, y en la obtención de metano mediante la reducción del dióxido de carbono.

Por otra parte, la sensibilidad de la perovskitas a las condiciones ambientales, que en el caso de las placas era un problema, es una propiedad interesante a la hora de utilizarla en sensores de humedad y de gases. Estos al ser absorbidos en su superficie producen cambios en su conductividad. 

Las propiedades ópticas de este material permiten su uso en LEDs y Lásers. Los LEDs basados en Perovskita pueden fabricarse a costes muchos más bajos y pueden emitir luz a través de todo el espectro visible e infrarrojo cercano. 

 

 

Contenido relacionado

Edificios y ciudades sostenibles La mitad de la humanidad, esto es, unos 3.500 millones de personas, viven actualmente en ciudades, y esta cifra seguirá en aumento. Si bien ocupan solo el 3% de la tierra representan entre el 60% y el 80% del consumo de energía y el 75% de las emisiones de carbono. El reto que plantea el Obejtivo 11: Ciudades es comunidades sostenibles es lograr que las ciudades y los asentamientos humanos sean inclusivos, seguros, resilientes y sostenibles.

Silicio El silicio es un elemento químico de tipo metaloide que se presenta en forma amorfa y cristalizada. Es el componente fundamental de los aerolitos y el segundo elemento más abundante en la corteza terrestre.


clorofila ¿Por qué la clorofila absorbe la luz?

Porque la porción de la molécula que contribuye al color en la clorofila es la responsable de absorber […]


Mejoran la eficiencia de las placas solares empleando moléculas orgánicas Un estudio en el que participa la Universidad de Córdoba muestra cómo se pueden generar paneles solares más eficientes empleando moléculas orgánicas, de manera análoga a lo que hace la Naturaleza en la fotosíntesis.

Soluciones de la química a la gestión de la energía solar Uno de los principales problemas asociados a las energías renovables es su gestión, debido al carácter intermitente y a la dificultad de predicción del recurso, principalmente en el caso de la eólica y la solar. La consecución del ODS 7 (garantizar el acceso a una energía asequible, segura, sostenible y moderna) pasa por el aumento de la producción de energía fiable, ininterrumpida y suficiente por lo que son imprescindibles actuaciones que permitan la mejora de la gestión de las energías renovables. La Química aporta algunas soluciones, como el uso de cementos y sales fundidas que van a permitir la producción de electricidad a partir de energía solar de concentración durante la noche.

buy metformin metformin online