Clickmica

Descubrimientos Volver

El pararrayos

El pararrayos fue inventado en 1752 por el científico estadounidense Benjamin Franklin.

Mientras efectuaba una serie de experimentos con electricidad, demuestra la naturaleza eléctrica de los rayos e inventa el pararrayos. Con una simple cometa a la que ata una llave, comprueba que se producen descargas eléctricas.

Es un dispositivo que protege de daños que causa la caída de un rayo cuando hay tormenta con actividad eléctrica. Su misión es atraer al rayo y desviarlo.

Suele ubicarse en la parte más alta de una construcción y está compuesto por un mástil metálico. Normalmente es de acero y está coronado por un cabezal de cobre o de platino. Está unido mediante un cable conductor a una toma de tierra que hace la función de electrodo en referencia al terreno, permitiendo controlar y desviar la corriente de la descarga eléctrica.

El rayo está causado por un desequilibrio eléctrico entre nubes, o entre la tierra y las nubes. Si la base de la nube está cargada negativamente, atrae cargas positivas de la tierra que está debajo. La diferencia de potencial aumenta hasta que tiene lugar una repentina descarga, el rayo, que neutraliza de nuevo las cargas en la nube y la tierra.

El poder de atracción de los pararrayos se fundamenta en que la descarga electrostática se produce con mayor facilidad en los objetos conductores de la corriente eléctrica (como es el caso del metal) con forma puntiaguda y que se encuentran colocados en lugares elevados, ya que la formación de los rayos se favorece cuanto menor sea la distancia entre la nube y la tierra.

Contenido relacionado

El arco voltaico

El arco eléctrico o arco voltaico fue descubierto en 1800 por el químico británico Humphry Davy. El arco […]


electrólisis ¿Puede la corriente eléctrica provocar una reacción? La electrólisis es una técnica química muy importante que emplea corriente eléctrica para provocar una reacción de oxidación-reducción no espontáneo, al contrario de lo que ocurren en una pila. 

Conductores y aislantes En esta unidad didáctica pretendemos mostrar la capacidad de conducir la corriente eléctrica de algunas sustancias muy utilizadas en la vida cotidiana: cristal, grafito (un lápiz), cobre, mercurio, agua salada y agua destilada.  

Este sitio web utiliza cookies para mejorar tu experiencia. Continuando la navegación aceptas su uso. Más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar