La datación radiocarbónica

Es un método para determinar la edad de materiales orgánicos mediante el uso del isótopo radioactivo Carbono-14 o radiocarbono. En la arqueología es considerada una técnica de datación absoluta.

Los rayos cósmicos originan en la alta atmósfera neutrones que reaccionan con el nitrógeno del aire produciendo el isótopo C14, que se distribuye homogéneamente en la atmósfera. Los vegetales lo asimilan directamente a través de la fotosíntesis y los animales lo hacen indirectamente. Todos los seres vivos tienen la misma proporción de C14 que la atmósfera hasta que al morir dejan de asimilarlo. Se trata de un elemento inestable que se desintegra en un período de unos 6.000 años, reduciéndose a la mitad. Midiendo la concentración de C14 del material que se va a datar es posible saber cuántos años han transcurrido desde su muerte.

El químico estadounidense Willard Libby dio a conocer en 1946 los mecanismos de formación del isótopo C14 y determinó como valor para el periodo de desintegración de este isótopo inestable la cifra de 5.568 años, poco después ampliada hasta los 5.730 y redondeada a los 6.000 finalmente, desarrollando el conocido Método de Datación Radiocarbónica en 1949.