¿Cómo se forman los enlaces químicos?
General

Las estructuras electrónicas más estables son las de los gases nobles, que son los elementos menos reactivos.

Todo elemento tiende a alcanzar la configuración electrónica más estable o ‘de gas noble’. Algunos átomos, los electropositivos, lo hacen cediendo electrones hasta completar la configuración más estable, con lo que quedan con un defecto de carga negativa. Otros, los electronegativos, capturan electrones y quedan con un exceso de carga negativa. Las entidades así formadas se denominan iones: cationes si la carga resulta positiva (+) y aniones si es negativa (-). Entre ambas partículas cargadas puede establecerse un enlace iónico.

En otras ocasiones, dos átomos comparten pares de electrones y quedan enlazados formando una molécula, de manera que la configuración de la nube electrónica que ahora rodea a los dos núcleos resulta más estable. Los electrones compartidos pueden proceder de ambos átomos, enlace covalente, o de uno solo de ellos. En este último caso se dice que el enlace es covalente coordinado. Hay más tipos de enlaces: metálico, por puentes de hidrógeno... Pero los covalentes, iónicos y metálicos, son los que almacenan más energía y, por tanto, necesitan más energía para romperse. Los enlaces iónicos son frecuentes en los materiales minerales, mientras que los covalentes predominan en los de origen biológico.