El nailon

Esta fibra elástica y resistente, cuya marca comercial es “nylon”, es un polímero sintético perteneciente a las poliamidas, grupo al que también pertenece la seda.

Se obtiene por policondensación de un diácido con una diamina, aunque en la práctica se utilizan soluciones de la amina (derivado del amoniaco) y del cloruro del diácido. En el proceso se forma el polímero que puede ser expandido para crear el hilo de nailon.

Fue Wallace Hume Carothers, con la ayuda de Julian Hill, quien descubrió el 28 de febrero de 1935, este polímero en EEUU, aunque no se patentó hasta 1938. Tras el fallecimiento de Carothers, fue la empresa para la que trabajaba, DuPont, la que conservó la patente. Lo primero en fabricarse con nailon fueron las cerdas de un cepillo de dientes, aunque lo que realmente revolucionó el mercado fue la fabricación de medias, sólo frenada durante la II Guerra Mundial ante la necesidad de manufacturar cuerdas y paracaídas. Actualmente el nailon se encuentra en todo tipo de prendas y tejidos, así como en cerdas y sedales.