¿Por qué los ácidos saben así?
Alimentación

El sabor ácido proviene del ión H+ liberado por el ácido, pero el tipo de anión influye sobre la intensidad del sabor.

La percepción del sabor tiene lugar en las papilas gustativas de la lengua y sólo pueden gustarse las sustancias disueltas. Es sólo uno de los cuatro sabores tradicionales: ácido, amargo, dulce y salado. El gusto salado es típico del ión Na+ liberado por el NaCl (el ión Cl- no influye), dando respuestas parecidas otros iones como amonio (NH4+), potasio (K+), calcio (Ca++), litio (Li+) y magnesio (Mg++). Actualmente se admite un quinto sabor, el ‘umami’, que provoca el glutamato monosódico, la sal sódica del ácido glutámico presente en numerosas proteínas. ‘Umami’ es una palabra japonesa que significa gusto sabroso, pues el glutamato realza el sabor a carne y puede sustituir parcialmente a la sal en los alimentos. Esta actividad no la presenta solamente el glutamato monosódico (E621) sino también en algunos otros compuestos químicos (ciertos nucleótidos) y alimentos que los contengan, como la salsa de soja, extractos de levaduras o concentrados cárnicos.