¿Por qué la comida no nos ‘sabe’ cuando estamos resfriados?
Salud

Dos de nuestros sentidos, el olfato y el sabor, reaccionan ante estímulos de carácter puramente químico.

Responden ante la presencia de determinadas moléculas o compuestos, permitiéndonos distinguir una gran variedad de diferentes estímulos, o sea, moléculas. El aroma de una sustancia vendrá determinado por su fracción volátil, compuesta por las moléculas que pueden pasar a estado gaseoso y a través del aire viajar hasta nuestro detector particular, las fosas nasales. Cuando comemos percibimos simultáneamente los aromas y los gustos: los gustos en la boca y los olores en la nariz, por vía retronasal. Cuando estamos resfriados la nariz pierde capacidad de detección, por lo que en vez de tener una sensación conjunta olfativo-gustativa (lo que se conoce técnicamente como flavor) solamente tenemos sensaciones gustativas, y únicamente percibimos sabores. Por tanto, es incorrecto decir que ‘no nos sabe’, ya que podemos distinguir algo salado de algo dulce.