¿Son necesarios los fertilizantes químicos?
Medio ambiente

Dentro del ciclo vital natural, hojas, frutos y semillas caen al suelo devolviendo lo que la planta tomó de él, pero si se rompe el ciclo mediante la recolección, el suelo se empobrece y tarda en reponerse.

Por ejemplo, el fenómeno de ‘vecería’ que se achaca al cultivo del olivar tiene esta causa, ya que al retirarle la aceituna retiramos con ella los nutrientes que necesita el árbol y, si no se reponen, la siguiente cosecha será inferior. Puesto que el carbono se fija a partir del dióxido de carbono atmosférico, los tres elementos que deben aportarse indispensablemente son el nitrógeno (N), el fósforo (P) y el potasio (K).

Sin la utilización de los fertilizantes químicos la producción agrícola no habría podido afrontar la alimentación de una población que no cesa de crecer, lo que no sería posible únicamente con abonos naturales como el estiércol. Además, por otra parte la disponibilidad de suelo fértil prácticamente ha tocado techo, a menos que se recurra a prácticas tan agresivas como la deforestación. Eso sí, los fertilizantes han de aplicarse de manera racional, aportando las dosis necesarias y con la frecuencia adecuada.