¿Puede la corriente eléctrica provocar una reacción?
Materiales

bombillaSí, y un ejemplo es la electrólisis, un proceso químico importante que emplea la corriente eléctrica para provocar un proceso de oxidación-reducción no espontáneo, contrario al de la pila.

Una de sus aplicaciones es su utilización para recubrir objetos de una fina capa de metal. Normalmente se usan para recubrir metales con otros más nobles y estables. Así, el hierro se hace más estable ‘galvanizándolo’, es decir, recubriéndolo de cinc. Aunque también hay latas de conserva de aluminio, las tradicionales se forman a partir de una plancha de hojalata electrolítica, constituida por una delgada lámina de acero recubierta de estaño. Por otra parte, el cromado y el niquelado (recubrimiento por cromo o por níquel) se usan para revestir piezas de acero de motos, coches, maquinaria, etc., que adquieren así un aspecto claro brillante. Otras veces las piezas u objetos de relojería y joyería se recubren de plata (plateado) o de oro (dorado) mediante electrodeposición. El proceso se denomina galvanostegia.