¿De dónde procede el dióxido de azufre?
Materiales

Se origina por la actividad humana, por ejemplo cuando se tuestan sulfuros metálicos o se queman combustibles fósiles que contienen azufre (S), tanto en el transporte como en la industria.

La tostación de los sulfuros minerales se lleva a cabo para beneficiar metales. Así, por ejemplo, el cinc se encuentra en la naturaleza en la blenda en forma de sulfuro de cinc (ZnS) y a partir de este, se obtiene mayoritariamente el metal mediante un proceso llamado tostación, en el que se calienta el ZnS en una corriente de aire, de modo que se oxida a ZnO y se desprende dióxido de azufre (SO2). Posteriormente, el ZnO se trata en un alto horno con un reductor, generalmente carbón de coque, para que el óxido metálico se reduzca y deje libre el metal, desprendiéndose dióxido de carbono (CO2). El cinc (Zn), es un metal que ocupa el número 23 entre los más abundantes de la tierra y tiene importantes aplicaciones, entre otras, la fabricación de baterías para la industria aeroespacial y de ordenadores portátiles o piezas para la industria del automóvil.