¿De qué están hechos los materiales cerámicos?
Materiales

Los griegos usaban el término keramikos (sustancia quemada) para referirse a los productos obtenidos por la acción del fuego sobre los materiales naturales.

Tradicionalmente el concepto de cerámica se ha asociado de forma general con objetos de arte o vajillas, es decir, con cerámicas basadas en silicatos (compuestos derivados de la sílice, SiO2). Aunque estos tipos de productos han tenido y siguen teniendo una gran importancia en la sociedad, existe una emergente familia de cerámicas, denominadas cerámicas avanzadas, que tienen propiedades mecánicas, eléctricas, térmicas, ópticas, magnéticas ó una resistencia a la corrosión/oxidación mayores que las cerámicas tradicionales.

Estos compuestos son fundamentalmente de dos tipos: cerámicas oxídicas, derivadas de óxidos de aluminio (Al2O3), circonio (ZrO2), etc. y no-oxídicas, como por ejemplo las de nitruro o carburo de silicio (Si3N4, SiC). La mayoría de estos materiales tienen bajas conductividades y por ello se usan como refractarios con gran impacto en la industria química, metalúrgica y del vidrio. Hay cerámicas estructurales (biocerámicas, recubrimientos, herramientas de corte, componentes de motores, partes estructurales de aviones, automóviles, maquinaria...); cerámicas electrónicas/eléctricas (condensadores, aislantes, piezoeléctricos, sustratos, superconductores...); y cerámicas para procesado químico y medioambiental (filtros, membranas, catalizadores, soportes para catalizadores, ente otros).