“Hay que continuar transmitiendo a los alumnos el entusiasmo por la investigación”
Martes, 23 de Septiembre de 2014 11:02

CarmenOrtizUSclick2

Entrevista a Carmen Ortiz, nueva directora del Servicio General de Investigación de Criogenia de la Universidad de Sevilla.

¿Hay algún químico en la familia, o su interés nació por ‘generación’ espontánea?

En realidad mi vocación durante la etapa de Bachillerato era la Medicina. Se da la circunstancia de que mi padre era químico orgánico y, aunque nunca trató de influir en mis decisiones acerca de los estudios, sus clases de Química en COU (fue mi profesor) terminaron por despertar mi interés por esta ciencia. Probablemente la atracción que siento por ambos campos ha influido en la orientación de los temas de investigación que estoy desarrollando.

Una de sus líneas de investigación desarrolla una estrategia para el tratamiento de algunas enfermedades raras que conllevan un deterioro neurológico. ¿Produce este tipo de investigación mayores satisfacciones?

Desde luego la investigación en este campo de las enfermedades raras tiene connotaciones diferentes. El hecho de que tanto el colectivo de investigadores interesados en estas patologías, como el de los pacientes y familiares que las sufren, sea reducido y experimenten una cierta sensación de abandono, genera una relación de empatía mutua. Para un químico resulta a veces duro comprobar lo fácil que puede ser generar falsas esperanzas en personas desesperadas. En cualquier caso, el trato directo con los enfermos y los médicos produce una motivación única. La parte amarga es lo difícil que está siendo conseguir financiación para progresar. Desgraciadamente, y a pesar de que el grado de concienciación pública ha mejorado, seguimos teniendo muchos problemas para que las Instituciones y los propios colegas que juzgan los proyectos perciban la trascendencia de apoyar que los progresos científicos realizados puedan llevarse hasta su estadio final.

Ha sido nombrada directora del Servicio General de Investigación (SGI) de Criogenia. ¿En qué consiste exactamente este Servicio y qué utilidad tiene?

Los Servicios de Investigación de la US prestan un apoyo fundamental a los grupos de investigación tanto propios como externos, así como a empresas. Hoy en día, la investigación de vanguardia requiere el uso de técnicas y equipamientos que están fuera del alcance de grupos individuales. La centralización y optimización de los recursos es imprescindible y requiere una gestión eficaz para que cumpla su cometido. En este sentido, cuando me propusieron colaborar como directora del Servicio de Criogenia no lo dudé un instante. No se trata de un Servicio de tipo instrumental, sino de garantizar la disponibilidad de nitrógeno líquido para todos aquellos usuarios que lo necesitan para su actividad como docentes o investigadores.

¿La ciencia es un objetivo o una herramienta?

La ciencia es ambas cosas. La búsqueda del conocimiento es sustancial a la naturaleza humana y está en el origen del progreso social. Por otra parte, este conocimiento permite encontrar soluciones a los problemas a los que se enfrenta la humanidad, mejorar la calidad de vida y generar nuevas oportunidades de actividad económica.

Usted es catedrática de nuestra Universidad. ¿Con qué ánimo se pone delante de los alumnos en estos momentos en los que la profesión atraviesa una crisis tan profunda?

La investigación nunca ha sido un camino fácil. Es cierto que ahora mismo la situación en España es particularmente dramática, pero un investigador no debe ponerse fronteras. Hay que continuar transmitiendo a los alumnos el entusiasmo por la investigación. Nuestra sociedad no puede permitirse quedar al margen del progreso. Confío en que pronto recuperaremos los niveles de oferta de becas de iniciación a la investigación y de contratos para la realización de Tesis Doctorales que tuvimos hace unos años y que esta vez se hará una mejor programación de la carrera científica.

¿Hay algún químico español que considere usted una referencia?

Aunque es difícil escoger sólo un nombre de entre los muchos químicos de primer nivel mundial que hay en España, quizás destacaría a Avelino Corma, del Instituto de Tecnología Química de Valencia. Independientemente de que sea uno de los científicos españoles más renombrados, admiro en él su capacidad para desarrollar conceptos fundamentales de investigación básica y su compromiso con el aspecto aplicado de los mismos. Para mí, es un ejemplo palpable de que la investigación básica de vanguardia y la investigación aplicada no son incompatibles.

¿Piensa que es importante mejorar la conexión de las universidades con la empresa?

Por supuesto. Habría que facilitar tanto la realización de contratos de colaboración como el mecenazgo y la cofinanciación de Tesis Doctorales. En este sentido, la creación de la Fundación para la Investigación de la Universidad de Sevilla (FIUS) ha supuesto una herramienta muy eficaz. Quedaría por potenciar el apoyo en la búsqueda de socios industriales y una apuesta más decidida por la transferencia de tecnología. No es admisible que la responsabilidad en el mantenimiento de las patentes recaiga en los grupos de investigación.

¿La docencia está reñida con la investigación?

Rotundamente no. Mis mejores profesores en la Facultad fueron o son los investigadores más brillantes. Sin investigación, la Universidad sería poco más que un centro de Educación Secundaria. Es preocupante que esta pregunta se la plantearan los profesores jóvenes. La frase “nos pagan por las clases” ha hecho más daño que todos los recortes. Más aún, la sobrevaloración de la famosa experiencia docente está en el origen de la secular endogamia de las universidades.