¿De qué está compuesta la lejía?
Clickmica   

La lejía es una disolución acuosa de hipoclorito de sodio, que se utiliza en limpieza y para potabilizar el agua de bebida y depurar el agua de las piscinas, debido a sus propiedades como oxidante, desinfectante y decolorante.

Las lejías, tal como se comercializan, tienen un contenido en hipoclorito de sodio no inferior a 35 gramos por litro*, ni superior a 100 gramos por litro*.

En España, según el Real Decreto 349/1993, de 5 de marzo, se diferencian dos clases de lejías, las normales, que contienen entre 35 y 60 gramos de hipoclorito de sodio por litro de agua, y las lejías concentradas, que contienen entre 60 y 100 gramos de hipoclorito de sodio por litro de agua.

Los hipocloritos son sustancias muy inestables, que reaccionan con los ácidos produciendo cloro gaseoso.

2 H+ + ClO- + Cl-  ® Cl2 + H2O

También sufren reacciones de dismutación, descomponiéndose en una mezcla de cloruro y  oxígeno.

2 ClO-  ® 2 Cl-  + O2

Tanto el cloro como el oxígeno pueden reaccionar con los enlaces químicos de otras moléculas rompiendo. Así es como, según su aplicación, eliminan las manchas, la suciedad, los gérmenes y los olores desagradables. 

* un galón US equivale a 3,78 litros; un galón UK equivale a 4,55 litros.

Enviada por Evelyn del Carmen Campos Castro