El celuloide

El descubrimiento del primer plástico se produjo gracias a un concurso realizado en 1860 por el fabricante estadounidense de bolas de billar Phelan and Collarder, quien ofreció una recompensa de 10.000 dólares a la persona que consiguiera un sustituto del costoso marfil natural para hacer nuevas bolas de billar.

Una de las personas que compitió fue el joven inventor John Wesley Hyatt, quien con sólo 18 años de edad desarrolló el celuloide disolviendo celulosa (material de origen natural) en una solución de alcanfor y etanol. Si bien Hyatt no ganó el premio, consiguió un producto muy comercial que sería vital para el posterior desarrollo de la industria cinematográfica de finales de siglo XIX.

El primer plástico totalmente sintético tuvo que esperar hasta 1909, cuando el químico norteamericano de origen belga Leo Hendrik Baekeland sintetizó un polímero de gran interés comercial, a partir de moléculas de fenol y formaldehído. Se bautizó con el nombre de baquelita y fue la primera de una serie de resinas sintéticas que revolucionaron la tecnología moderna iniciando la “era del plástico”.