La dinamita

dynamite La dinamita es un explosivo compuesto por nitroglicerina y dióxido de silicio inventado por Alfred Nobel en 1866 y patentada en 1867. La familia de este inventor sueco se dedicaba a la manufactura de nitroglicerina. Después de que una explosión causara la muerte a uno de sus hermanos, Nobel decidió dedicar todos sus esfuerzos a conseguir que los explosivos fueran menos peligrosos.

Así, descubrió que una tierra absorbente llamada diatomita era capaz de esponjar cantidades enormes de nitroglicerina. La diatomita humedecida podía moldearse en barras de manejo perfectamente seguro, pero que conservaban el poder explosivo de la nitroglicerina. Nobel llamó a este explosivo de seguridad dinamita.

Por su alta estabilidad, la dinamita reemplazó rápidamente a la nitroglicerina en demoliciones y minería, así como relleno explosivo en los proyectiles militares. La dinamita es además químicamente más inerte que la nitroglicerina pura, lo que hace posible su almacenamiento seguro. En la actualidad, la dinamita ha sido reemplazada comercialmente por explosivos como el trinitrotolueno (TNT).