¿Qué son los ‘colorantes y conservantes’ de los alimentos?
Alimentación

Son dos tipos de aditivos alimentarios, sustancias de origen natural o sintético que se añaden voluntariamente a los alimentos para que permaneciendo en ellos ejerzan una función tecnológica.

Son ingredientes opcionales, pues el valor nutritivo del alimento será el mismo tenga aditivos o no. Los colorantes se usan para dar color y los ‘conservantes’ (conservadores) para proteger al alimento del ataque de los microbios. También hay aditivos que regulan la acidez (acidulantes), que exaltan sabores (potenciadores del sabor), que aportan aromas (aromatizantes), que protegen contra el enranciamiento (antioxidantes), que ayudan a producir o a mantener la espuma (espumantes, estabilizadores de espumas), etc.

Su uso está reglamentado, y existen unas ‘listas positivas’ en las que se indica qué aditivos están autorizados, con qué alimentos y en qué dosis. Su incorporación al alimento obliga a declararlo en la etiqueta, indicando el grupo al que pertenece y la sustancia química concreta que se ha utilizado. El nombre del aditivo debe ir en el idioma del país de venta o bien sustituirse por su número de la clasificación internacional, precedido de la letra E.