¿En qué se diferencia un aceite de oliva de un aceite de oliva virgen ?
Alimentación

Los aceites de oliva ‘virgen’ y ‘virgen extra’ son aceites obtenidos directamente de las aceitunas por medios mecánicos y que cumplen con unos determinados requisitos para su consumo directo.

Estos requisitos se basan en nueve determinaciones químicas o fisicoquímicas más dos pruebas sensoriales. Los que no los cumplen se denominan lampantes y para poderlos comercializar hay que someterlos antes a refinación. En cuanto a la denominación ‘aceite de oliva’ se reserva para las mezclas de los aceites de oliva vírgenes y vírgenes extra con aceite de oliva refinado.

La refinación de un aceite implica tratamientos para quitar la acidez (neutralización), para quitar los colores extraños (decoloración) y para eliminar los malos olores (desodorización). Se neutraliza haciendo reaccionar a los ácidos grasos libres del aceite con una sustancia alcalina; para decolorar se añaden al aceite neutro sólidos finamente divididos, que adsorben los pigmentos; y una vez que el aceite está desacidificado y decolorado, se destila por arrastre con un gas inerte a alta temperatura y a muy baja presión para eliminar los olores. Durante estos tratamientos se pierden los aromas y otras sustancias características de los aceites vírgenes.