¿Qué es un agua dura?
Cotidiana

Se puede definir la dureza de un agua como la suma de todas las sales de iones metálicos no alcalinos presentes en ella.

En realidad, estamos hablando mayoritariamente de bicarbonatos de calcio y magnesio, aunque también entrarían sulfatos, cloruros, nitratos, fosfatos y silicatos de otros metales como bario, estroncio y otros metales minoritarios. La dureza de un agua está relacionada con la concentración de compuestos de calcio y magnesio en disolución, los cuales dan compuestos insolubles con el jabón.

Se llama dureza temporal a la causada por el bicarbonato o carbonato ácido [Ca (HCO3)2], pues al calentar el agua se forma a partir de él carbonato de calcio (CaCO3) que es insoluble y forma depósitos en las superficies calientes. Estos depósitos se pueden formar en el fondo de los recipientes de cocina, en las resistencias para calentar el agua (termos, lavavajillas, lavadoras…), en conducciones calentadas, como en las calderas, disminuyendo la transmisión térmica y pudiendo llegar a obturarlas. La dureza permanente casi siempre es debida a cloruros y sulfatos, y no provoca depósitos al calentar.