¿Por qué la lejía quita las manchas de la ropa blanca?
Cotidiana

Una mancha se ve porque su color y el del fondo son distintos.

Sus electrones absorben energía lumínica de algunas frecuencias y reflejan las demás, que son las que llegan a nuestros ojos y nos informan sobre el color de la mancha. Así como en las moléculas de un objeto blanco los electrones ya se encuentran al máximo nivel energético, no absorben energía y reflejan todas las frecuencias de la luz solar, las moléculas de la mancha pueden todavía absorber energía y reflejar algunas frecuencias que son las que percibimos.

La lejía funciona oxidando esos electrones, con lo que ya no están disponibles para absorber energía, con lo que rebotan todas las radiaciones visibles y la prenda se muestra blanca a nuestros ojos. Las lejías líquidas tradicionales son disoluciones de hipoclorito de sodio (NaClO) en agua, al 5,25%. Es una sustancia que se come el color y blanquea una mancha cualquiera que sea su composición química. En un principio con este nombre se conocía a una solución alcalina que se obtenía de la ceniza de la madera, aunque el término ‘lejía’ se aplica a otras disoluciones fuertemente alcalinas, como los hidróxidos de sodio y potasio.