¿Hay cauchos artificiales?
Materiales

El caucho es un exudado de una planta, el árbol del caucho, y fue dado a conocer en Europa por La Condamine en 1740.

Mackintosh, en 1823, lo utilizó para impermeabilizar telas (gabardinas), pero el resultado no era satisfactorio, pues sus propiedades se veían afectadas por la temperatura y por la humedad. En 1839 Goodyear logó mejorar su comportamiento al calentar caucho natural con azufre, procedimiento que se conoce como vulcanización, dependiendo las propiedades del caucho vulcanizado de la proporción de azufre añadido.

La demanda de caucho creció espectacularmente cuando se comenzaron a fabricar automóviles y el estallido de la Segunda Guerra Mundial puso en evidencia la fragilidad del suministro, por lo que comenzaron a fabricarse cauchos sintéticos, como el neopreno, adaptados a las necesidades específicas. El conflicto bélico también propició la síntesis de otros polímeros, como los acrílicos (metacrilatos), que son transparentes y resistentes a los impactos, por lo que eran idóneos para ciertas partes de los aviones, como ventanillas y torretas de radar o de ametralladoras. Durante este conflicto Alemania dependió casi por completo de la industria química.