¿Cómo se obtienen los abonos químicos?
Materiales

abonosPocos vegetales son capaces de fijar el nitrógeno atmosférico, por lo que hay que aportarlo en forma asimilable.

En un principio se utilizaba el guano, excrementos de ave mineralizados de la costa oeste de Sudamérica, que posteriormente fue desplazado por el nitrato de sodio (NaNO3) de los yacimientos del norte de Chile.

Un subproducto de la fabricación del gas de alumbrado, el sulfato de amonio [(NH4)2SO4] también se utilizó con esta finalidad, pero la verdadera revolución se produjo cuando, en 1913, Haber hizo posible la síntesis industrial del amoníaco (NH3) mediante la fijación química del nitrógeno. El estallido de la Primera Guerra Mundial desabasteció a Alemania del nitrato de Chile, por lo que el proceso Haber se convirtió en la principal fuente de ácido nítrico (HNO3) para obtener nitratos.

Por otra parte, los abonos fosforados se obtienen a partir de las rocas fosfáticas presentes en grandes yacimientos y constituidas principalmente por fosfato tricálcico [Ca3(PO4)2], por tratamiento con ácido sulfúrico (H2SO4) hasta lograr el nivel de degradación deseado.