¿De verdad un diamante es para siempre?
Materiales

diamondDe entre las formas naturales del carbono, y en contra de lo que pudiera pensarse, desde el punto de vista termodinámico la más estable es el grafito.

La evolución de diamante hacia grafito es un proceso espontáneo, ya que siempre hay una tendencia a la conversión hacia una forma de máxima estabilidad. Ahora bien, a temperatura y presión ambiente la velocidad con la que dicha transformación transcurre es extremadamente lenta, al estar implicados átomos de carbono que están rígidamente enlazados y por ello con muy poca movilidad, por lo que pueden pasar miles de años hasta ver algún cambio apreciable. Por tanto la cinética química salva a los joyeros y usuarios de las amenazas de la termodinámica, de manera que, en nuestra escala temporal ‘un diamante es para siempre’ y nos libraremos de ver cómo una preciada joya acaba convirtiéndose en una vulgar mina de lápiz.